The Ultimate Guide to buy a Mass Market Suit (III): The Right Size

Hugo Boss
(English text coming soon)

Después de tener claro para qué ocasión necesitamos el traje, y cual es el corte que más nos favorece llega el momento de pasar al probar y elegir la talla correcta e ideal. A continuación te damos todas las claves para que un traje te favorezca, maximice todas tus virtudes y minimice posibles defectos. Y es que en la talla exacta está la clave para un traje te quede clavado. 

El problema de las Tallas


Una vez sabemos cuál es nuestro corte ideal, llega la parte más engorrosa, el problema de encontrar la talla perfecta. Como nota positiva, hay que decir que los tallajes actuales cada vez tienen más variedad y, por supuesto, casi todas las marcas permiten comprar la chaqueta y el pantalón de manera individual, pudiendo así jugar con las tallas hasta encontrar el conjunto que más se adapte a nuestra silueta.

En chaquetas, las tallas más comunes suelen empezar en la 34 Anglosajona/44 Europa y terminar en la 46 Anglosajona /56 Europea, aunque algunas marcas disponen de tallas más pequeñas o tallas 'especiales' más anchas y largas. Las chaquetas, además, pueden venir con tres largos diferentes para adaptarse a diferentes alturas: S (1.76 cm), R (181 cm) y L (1.86 cm). Esta letra irá a continuación de la talla numérica, por ejemplo: 48R. Elegir tu talla correcta pero con un largo que no es el tuyo es uno de problemas más comunes. Asegurate, con el brazo en posición recta, que la camisa sobresale un centímetro de la manga. En pantalones, el tallaje incluye dos numeraciones, el que hace referencia a la cintura (W) y el que alude al largo (L), lo verás de esta manera: Waist 28 - Length 30, por ejemplo. El tallaje suele comenzar con una 28 Anglosajona/38 Europea y acabar en la 40 Anglosajona/50 Europea. Los tres largos más comunes suelen ser el 30, 32 y 34, medidas que equivalen al S, R, y L del largo de las chaquetas. Para entenderlo con un ejemplo práctico ejemplo, si mides un 1.80 y tienes una 42 de pantalón en tallaje europeo tendrás que probar la talla W32 - L32.

La mayoría de marcas actuales añaden la medida en centímetros (a veces también en pulgadas) tanto en la americana como en el pantalón, así que, si no tienes ni edea de por cuál talla empezar a probar, sólo tienes que realizar dos pequeñas mediciones que te indicarán tu talla. Para la chaqueta, mide el contorno de pecho desde la parte más ancha de la espalda. Por ejemplo, si tu pecho mide 101 cm, talla de americana será una 46. Además, te puede servir como guía tu talla de camiseta o jersey. Por ejemplo, si tienes una L de camiseta, tu talla de americana será la 48. Aquí os dejo una equivalencia de los cm y pulgadas al tallaje español más común, aunque, tened en cuenta que cada marca puede tener sus propias variaciones y medidas. Por ejemplo, retailers como Primark o Cortefiel tienden a tallar grande, mientras que Topman, H&M o Asos, tienden a tallar más bien justo.


TALLA
CONTORNO DE PECHO
cm
pulgadas
ES 40 – XXS
86
34
ES 42 – XS
91
36
ES 44 – S
96
38
ES 46 – M
101
40
ES 48 – L
106
42
ES 50 – XL
111
44
ES 54 – XXL
116
46
ES 56 – XXXL
121
48

Para el pantalón, mediremos alrededor de la línea natural de la cintura y, además, desde el tobillo a la entrepierna para saber nuestra medida de largo. En este link os dejo un vídeo donde explican cómo tomar las medidas en el cuerpo de hombre. Por ejemplo, si tu cintura mide 81cm y el largo de pierna 86cm, tu talla será W32 / L34. 

TALLA DE CINTURA
EQUIVALENCIA TALLA ESPAÑOLA
CONTORNO DE CINTURA
(cm)
26
36
66
28
38
71
30
40
76
32
42
81
34
44
86
36
46
91
38
48
96
40
50
101
TALLA DE LARGO
LONGITUD EN CENTÍMETROS
LONGITUD EN PULGADAS
Corto
76
30
Regular
81
32
Largo
86
34

Consideraciones y Consejos generales de Fitting
  • En una americana lo primero que debe quedar bien son los hombros, la hombrera debe caer justo en el hombro y no debe sobresalir. Si puedes pellizcar la hombrera y notar a la perfección el relleno de la americana y, además, ves que esta sobresale del hombro considerablemente, es que necesitas menos talla. 
  • Hay una práctica muy común a la probar un traje y es la de cruzar los brazos. Ahí viene lo de "es que me tira". Un error garrafal ya que el traje no está pensado para hacer este tipo de movimientos más propios de estiramientos de gym. Como realmente se ve si asienta la chaqueta es con los brazos pegados al cuerpo y la chaqueta cerrada sólo del primer botón. De esta manera, veremos de un vistazo cómo quedan hombros, brazos y pecho. ¡Ah!, y sí, los trajes de corte slim fit y skinny fit, tiran todos, básicamente porque son ajustados.
  • Al cerrar la chaqueta y para verificar que estás probando tu talla correcta, tira del botón con los dedos. Si la chaqueta sobresale mucho y queda muy despegada de la zona de la cintura, necesitas una talla menos. Si ni siquiera puedes tirar del botón es que estás probando una demasiado pequeña. 
  • El largo del pantalón es otro de los grandes problemas. Es mejor elegir tu largo correcto y no uno más largo para, después, tener que arreglarlo en una modista. Y es que, al cortar un pantalón, y debido a que las perneras se van estrechando gradualmente, una vez cortado el pantalón nunca quedará igual que uno de tu largo preciso, quedará más ancho de la parte de abajo. Te ajustará mejor de largo, pero no de ancho. Además, con lo que te ahorras en el arreglo te puedes tomar un vermú. En la sastrería tradicional lo normal es que el pantalón debe hacer un solo pliegue al plantarse sobre el zapato. Aunque las tendencias de los últimos tiempos apuestan por trajes a ras de zapato, sin que lleguen a posarse sobre éste. Podéis ver diferentes efectos en las fotos de arriba. 
  • Cuando te pruebes un traje hazlo delante de un espejo de cuerpo entero. Hacerlo con uno de medio torso te puede dar una imagen errónea y un vistazo que no es general. Además, tienes que probarte el traje con zapatos, al igual que las mujeres se prueban los vestidos con tacones. Lo ideal es probar el traje con espejo doble, uno por delante y otro por detrás, de esta manera serás capaz de ver todos detalles de tu fitting y posibles fallos.
  • Comprar un traje, independiente del dinero que inviertas en el mismo, es una experiencia a la que ningún hombre debe renunciar. Por mi experiencia como asesor de ventas y estilista, recomiendo hacerlo solo, nunca acompañado de madres, novias, novios o amigos, sobre todo, si éstos no tienen ni edea de sastrería actual. Además, recomiendo llegar a la tienda con una idea clara de dónde y cuándo vas a llevar el traje. Dejarte asesorar por el vendedor sólo en el caso de que sepas y veas que éste sabe de lo que está hablando. No te dejes influenciar por comentarios u opiniones de otros, el traje lo vas a llevar y 'defender' tú. El traje, los complementos y el calzado deben reflejar tu estilo personal y personalidad pero, eso sí, en tu mejor versión sartorial posible.