Vampir-e-looks.


Un rebufo de imágenes me vienen estos días a la mente, se intercalan en mi cabeza sentimientos y emociones que no sólo son transmitidos a través de las ropas, sino más bien a través del todo, las prendas son el último modo de esta, creo, ahora, mi máxima expresión. Y es que no sé por qué pero creo que el vampirismo está de moda, vamos lo creo yo. 
 
Revisando algunas revistas y editoriales me doy cuenta de la realidad que nos rodea, últimamente vengo pensando que nos rodean. Ejemplos no me faltan y empezando a recordar. Estefanía de Mónaco se presta como editora invitada para la prestigiosa publicación Vogue París en su número de Diciembre / Enero, como ya lo hicieron antes otras, Kate Moss, entre ellas, la pequeña de los Grimaldi posa tanto en cover como interior, el reportaje está firmado por Carine Roitfield y fotografiado por Mert Alas y Marcus Piggot. Los looks a mi entender son de los más chic-vampire con cierto aire decadente, y no precisamente estamos hablando de la figura de la Condesa de Polignac, (título que también posee) que luce tipazo. Capuchas, largas colas, tejidos lujosos, vestidos ultra-sexys. Para mi ella es la verdadera trendsetter de la Casa Monegasca y si volviera a cantar estaríamos encantados.
De repente también he empezado a recordar, Frankenstein’s Aunt, una copodrucción europea emitida por primera vez en España en 1987, en la que participarón Austria, Alemania del este, Francia y Checoslovaquia. Magia, sentimiento, emoción y humor inteligente en una trama difícil, teniendo en cuenta que se dirigía al publico adolescente. Con un vestuario evocador donde destaca La dama de blanco, que vestida con capirote, falda larga vaporosa y velada, tenía el poder de atravesar las paredes, o El Conde Drácula, vestido con frac o smoking, larga y amplia capa y camisa blanca de seda con pajarita a juego, no se porque pero creo que todo esto esta de moda.
Mas imágenes inspiradoras de la mano del cine y la televisión: como el súper éxito The Vampire Interview ( The Vampire Cronicles) protagonizado entre otros por Antonio Banderas, Tom Cruise, Brad Pitt, Cristian Slater y dirigido por Neil Jordan, basada en la novela homónima de Anne Rice. Cuenta la historia de la deseperación de un vampiro al ver que para sobrevivir debe matar, la historia se intercala entre los años noventa y doscientos años atrás en la ciudad de San Francisco. El diseño y realización de vestuario esta firmado por Sandy Powel. Recreando looks de estética gótico-satánica de luxe, en los que se mezclan chorreras, sedas, brocados, gasas, terciopelos, organzas, peinados salvajes de pelo largo, en estilismos de época. Con trajes chaqueta cruzados, chalecos, estética ejecutiva, y pelos lisos, de máxima modernidad tratándose de los noventa, todo un ejercicio inspirador, recomiendo su visionado nuevamente. También me viene a la mente The Vampire in Brooklyn protagonizada por Edie Murphye con una estética muy en la línea de la anterior, pero acercada a lo street.
Hoy día la televisión nos acerca a estos personajes mitológicos o no, y podemos verlos en su estado sexual más puro, como en The Lair, perteneciente a la cadena de temática gay norteamericana Here!, o mostrándonos su lado más humano en True Blood, otra de las series de culto de la actualidad.
Con todo esto me reitero y pienso que los vampiros están de moda, por eso y por que creo que siempre han vestido muy bien, han sabido acuñar y adaptar a su estilo las tendencias de todos los tiempos, teniendo en cuenta que tenemos constancia de ellos desde tiempos otomanos, y sin caer en la patogenia (trastorno psicológico relacionado con el vampirismo), os resumo las Vampire Trends:
Lord Vampire
Vlad Draculea fue el personaje en el que se inspiró Bram Stroker para escribir su novela con el personaje protagonista del Conde Drácula, vemos desde tiempos remotos que el Vampir, término original en alemán desde siempre se ha relacionado con la aristocracia incluso llegando a formar parte de ella. Por eso resumiendo títulos me quedo con la denominación más señorial, el Lord.
Se caracterizan por lucir majestuosos abrigos, lujosos conjuntos tuxedos, camisas de mangas abullonadas, chaquetas con remates señoriales, levitas brocadas, pantalones ajustados a su esbelta figura.
Intentan representar con cada look la fuerza de su raza y rematan su imagen homicida con joyas preciosas, de las que prefieren los broches, anillos y alfileres de pañuelo. Además no dudan en portar imponentes bastones o trabajadísimos sombreros, especialmente chisteras o bombines.
Alexander Macqueen parece que esta empolladísimo en la materia y la tendencia le ha inspirado unos lord-vampirs que lucen prendas deconstuidas, efectos capa / cola y apariencia murciélaga, dentro de una combinación sobria de blanco / negro y algún acento burdeos.

Por su parte Ann Demmeulester, interpreta la trend de un modo más borsalino, vampirismo de mayor dejadez y ápices decrépitos, en estilismos mucho más góticos. Los cuellos elevados, los nudos lazados, las cadenas y los detalles de encaje completan la imagen.
Galliano lo borda, y nunca mejor dicho ya que sus vampirs, lucen prendas de adornos tejidos y acabados lujosos cargados de pedrería, los jirones ensalzan los brazos y acaban en mitones, el más barroco de todos, el que luce los tules.
Para una noche de vicio, sabiendo que el vampiro, siempre lo hace por oficio, es su profesión, se viste de gala con blazer de aplicación con peletería curtida, camisa chorreada bicolor de cuello corto, todo de Comme des Garsons Homme Plus.
Vampire Punks
De estética mucho más agresiva, ávidos de provocación reaccionan ante la persecución a la que han sido sometidos durante siglos. Rituales anti-vampiros tiene sus días contados, los más punks de todos, luchan por la igualdad y se reivindican empezando por su looks, con tachuelas y cueros como elemento común. Como sacados de algún popular videojuego, outfits de inspiración nipona, vampiros punks en clave de dibujo manga. Nunca antes la decadencia había estado tan de plena actualidad como ahora, caras pálidas, ojos maquillados de negro, facciones marcadas, el pelo largo, se vuelve protagonista indiscutible.
El total black, los peinados asimétricos y las superposiciones desestructuradas marcan la imagen en la colección de Gareth Pugh, muy cercana a la estética de la trilogía vampírica Blade.
Las mallas trabajadas de manera nivelada, abrigos de corte capa son los preferidos en Givenchy, y la rallas horizontales adornadas de imperdibles y cadenas son la pauta a seguir para John Varvatos, que además se permite mezclar el negro y cobalto dando un elegante y misterioso resultado a cada look.
Vampire Glam
Cuando nació el Glam en los setenta, los vampiros llevaban a sus espaldas muchos años de bagaje, seguramente por entonces empezaron a incluir tal trendy estilismo en sus guardarropas vampíricos, extendiéndose su uso a lo largo de los ochenta y volviendo en la actualidad como tendencia evocadora de numerosos desfiles. Cortes slims, atrevidos peinados y maquillajes exagerados en siluetas recargadas.
Uno de mis desfiles favoritos de la próxima temporada, fue el presentado en Semana de la Moda de París por el genial Jean Paul, donde mostró sus colecciones de pret-a porter mezclando niños modelos, adolescentes, con looks para hombre y mujer. En un divertido show con el gris, negro y rojo como colores principales, y charol y vinilados como materiales destacados, que se estilizaban a la perfección con zapatos puntiagudos en materiales brillantes.
Por su parte la catalana María Escoté despuntó y mucho en el Ego de Cibeles, sin duda el mejor desfile dentro del circuito de jóvenes creadores. Apunta maneras y muy buenas, y es que sus propuestas beben de las tendencias más punteras. Siluetas ultra ceñidas de 'inspiración slimana', lentejuelas para hombre, punto estructurado, largo y tubo, en outfits muy actuales que recrean vampiros glam que se van a jugar al casino. Colmillos, perlas, paillettes, botines con tacón, turbantes, lujosos acabados muy bien conjuntados, y algún deje 'mood'. 
James Long por su parte, es uno de lo más visionarios designers de la Man Fashion Week londinense, esta vez acierta de lleno con sus leggins masculinos, sus capucha-capa y bolsos de mano. Mezclas inteligentes de tejidos en las que combina el terciopelo, con el spandex y vinilo de manera singular, con estampados paisley y colores irisados. Mi favorito este total look burdeos de lo más Vampire Glam.
Para terminar contarte que todas estas propuestas pertenecen a las colecciones del próximo otoño-invierno 2009/2010, si como yo no puedes esperar, inspírate y crea tus vampire looks a partir de tus prendas primaverales, todo un adelanto al que no te puedes resistir. Como banda sonora para amenizar la trend, te recomiendo a los Vampire Weekend, el grupo de origen neoyorquino lleva dos años despuntando en el indie-rock, y aunque su nombre pueda llevar al engaño, ellos lucen la mar de boho, que cosas.