PAÑUELOoks

No creo que te cuente nada nuevo si te digo que 'el pañuelo' es el accesorio del momento, más que nada por que lleva unas temporadas siendo el complemento indispensable, cuello y pañuelo se han convertido en una simbiosis fashional difícilmente separable, eso sí, has de marcar la diferencia, el pañuelo ha de potenciar tu imagen, por eso te presento estas cuatro claves advenedizas, que sin duda realzarán tus 'PAÑUELOoks'

Perforado, de forma triangular, al cuello, y a juego con tu t-shirt, esta es la redonda propuesta de Givenchy para el próximo verano, de nuevo la casa francesa sorprende reinventando el mítico pañuelo. El corte xl, la gran caída del tejido, el toque metálico de los remaches, y el no color, negro, hacen que esta prenda adquiera el estatus de must imprescindible esta temporada. Esta claro que los pañuelos de aire arábigo han estado vistiendo nuestros cuellos las pasadas temporadas, y parece que lo seguirán haciendo por lo menos una más, eso sí debes obviar el típico palestino y apostar por los nuevos imprescindibles.


Combinar cromáticamente con el resto de las prendas de tu look, sumarte a los baggy pants, esta vez en versión bermuda y de nuevo los calcetines elevados siguen en la onda. Te animo a coger la remalladora y ponerte a entachuelar, los detalles cromados son tu baza segura para los primeros días estivales.
Flecado, en mezcla de algodón y lino, con detalles bordados, y en escala grisácea con acento en blanco intenso, este complemento se posiciona firmemente en tus outfits más street-style. Los tonos jaspeados en mix con blanco son uno de los duetos olor que debes proponerte en tu vestir diario, pantalones holgados de largo tobillero, zapatos de reptil y accesorios en piel rematan una imagen; fresca, ligera, desenfadada pero altamente trendy, como nota de estilo remarcar el uso del portadocumentos, muy práctico en casual-yupies, sin olvidar detalles como microbroches que además de adornar fijaran tu pañuelo flecado.
El americano de ancestros chinos nos brinda una lección de estilo, de las pasarelas neoyorquinas a la calle, de la mano de Philip Lim.
Anudado con fuerza sobre outfits bien superpuestos, en combinaciones grisáceas, de cortes amplios, arrugados con movimiento y gran caída, esta es la propuesta de la casa inglesa Burberry, en la que de nuevo el pañuelo vuelve a mutarse con el resto de las prendas, dotando al conjunto de una imagen bohemia, bucólica incluso, y muy relajada. 

Los tonos naturales; azules, escala de blanco a negro pasando por el gris y algún acento terracota, son la gama dominante, dentro una imagen de aparente sencillez pero que se complica en los detalles. Pantalones en tejidos más técnicos se intercalan a otros vaporosos como las sedas. Parece ser que esta primavera los modistos apuestan por combinaciones mayoritariamente sencillas y colores básicos como nota dominante para el vestir diario, los ecos de la crisis también se notan en algunas pasarelas, apostar sobre seguro con looks ponibles y transformables, aptos para una reunión de mañana o un cóctel vespertino.
En cuanto al largo, cuanto más, mejor, pásate de largo e incluso superpón al pantalón.
Combinado en gama de color y también prints, los aires de total look arrasan en los desfiles milaneses by D&G, la segunda línea de los imbatibles italianos. Esta vez se aseguran la venta presentando sus claves estrella. Contraposición de cortes ajustados con prendas de mayor holgura. Ricos tejidos como las finas sedas, son la nota dominante, prestando especial atención en camisas con detalles marineros y a los ahora, imprescindibles pañuelos.
En muchos casos se duplica el accesorio, presentándose anudado en el cuello y doblado en la solapa de la americana, siempre color combinado. Los pies se visten con sandalias, náuticos y mocasines lazados principalmente, acompañando a prendas de estilo típicamente navy como blazers cruzados, bermudas, polos o suéteres anudados al frente, la gama cromática se reduce a los tonos planos, predominando el blanco y azul, que se ven acentuados por el dorado, rojo y en algunos casos el naranja. La estética marinera y los toques preepy vuelven a la carga, como ya conté en De nuevo, De crucero, lo marítimo esta de moda.
Acortado y rodeando al cuello, la estética dandy se revisa en la última entrega presentada por Bottega Veneta, los guiños al gatsby y a las grandes figuras del cine se hacen patentes a lo largo de todo el desfile.
La casa que más ha crecido en el ultimo año, perteneciente al todo poderoso fashion holding LVMH, agudiza su ingenio mostrando propuestas frescas a partir de elementos de siempre, la elección de básicos perdurables en el armario es posiblemente el recurso más recurrente en estos momentos, y sin duda en Bottega Veneta en esto son expertos.
La inspiración cincuentas, los clásicos versionados, esta vez interpretados de manera casual. Los looks desenfadados, cortes muy amplios, cinturas elevadas, amplitud de formas en tejidos generosos, que en algunos casos se exageran llegando al oversize, hacen contraste con las ajustadas americanas, o las camisas slim.
La variedad de prints se hace patente en cada conjunto; milrayas, topos, dentro de combinaciones típicas del periodo estival, blanco más azules, del cielo al marino y acentos cálidos en tonos rojizos, en todos los casos presentados en sedas.