REcorrupción en Miami

En 1984 se estrena una de las series que ha pasado a la historia, no solo en el mundo audiovisual sino también el campo que nos lleva. Miami Vice, titulo original del formato, protagonizada por Don Jhonson y su colega Philip Michael Thomas, encarnaban a unos policías tratantes de casos de narcotráfico, violencia callejera, prostitución... que en muchos casos bebían de la realidad acontecida en el South Beach.


La estética telefilmera ha marcado y mucho. 'Sonny' y 'Rio' (españolización de Crockett y Tubs) lucían en cada capítulo entre cinco y ocho cambios de vestuario. Papagayo, Ferrari Testarrosa de color blanco, bikinis, wayfarer, cocodrilo de mascota, bronceado, hombrera, cocaína, son referencias iconográficas de la serie, que aparecen constantemente, tildando los relatos de un cierto aire hortera-latino con tintes de dandy italiano, recordemos que los 8o's fueron de lo más flashy, entendiendo el termino en un contexto claramente positivo. Lo Hortera estaba de moda.


Diseñadores italianos como Giani Versace, (del que objetivamente no puedo comentar nada por los lazos Famáticos que me unen a él) o Vittorio Ricci, entre otros, vestían a los sin pares agentes. Firmas como Hugo Boss también participaron en el proyecto. Sin duda sorprende la referencia de la casa española Adolfo Domínguez a la que se le encargaron prendas para sesenta capítulos. Los lookes de Sonny y Rio arrasaron en toda latinoamérica, la Italia litoral, y la España marbellí. Casas como Marcy's sacaron al mercado su propia linea inspirada en la serie.


Las claves: Trajes de lino con hombreras extramarcadas, camisetas por debajo en colores intensos o pastel, polos, desmangados, mocasines sin cordones y gafas wayfarer fueron los must de Don. Por su parte Philip lucia trajes cruzados rayados con diplomacia, camisas blancas o estampadas y corbatas de seda. Detalles gold, prendas desabrochadas, blazers remangados, melena rubia y afro suelto respectivamente, completaban los outfits. Total look white, escala de grises, acentos klein o detalles candy eran la base de color, de esta peculiar ellegance.


La inspiración más Vice revolotea con gracia en algunos desfiles, y es que aunque los ochenta viven su periodo de recesión, todavía pegan.


Lo hemos visto en Calvin Klein; juegos en blanco y negro con un plus en transparencias. Valentino nos muestra un gentleman costero con amerciana, t-shirt y corbata en la misma gama de grises-azules, más pantalón ligeramente pesquero. Zapato de charol más detalles en crudo confirman la imagen.



Armani por su parte presenta un hombre desenfadado, que luce su torso moreno al sol, las camisas ligeras sueltas y los pantalones holgados son su santo y seña. Finalmente Versace y Allesandro Dell'Aqua se decantan por la pureza made in miami, conjuntos en blanco y crudo con algún detalle rosado.



Si después de todo esto no te ha quedado claro, búscate la cabecera de la serie por la red y tus neuronas se pondrán a trabajar, todo un flashback, ¿ dónde habrá metido mamá aquellas chaquetas que lucia papa en los bautizos?.


Sin duda este verano erre que erre, RE-corrupción en Miami.